Consultor-Analizame (inicio)   Descarga del Programa        Videos Ayuda y Operativos       Soporte   


Al Método del Símbolo - 1

  EL MÉTODO DEL SÍMBOLO - 2                          

   
1.1.1- DIAGRAMA DE HAMILTON. INTRODUCCIÓN
.

Cuando uno pretende estudiar mas o menos científicamente la Bolsa de Valores y le dicen que la bolsa es un mercado y que como tal está afectado por la oferta y la demanda, lo mas normal es que se dirija a la ciencia económica, en este caso a la microeconomía, e intente profundizar en las leyes de la oferta y la demanda que Alfred Marshall, (1842-1924), tan magistralmente plasmó por primera vez en su libro "Elementos de la economía de la industria" y que luego generalizó en su magna obra "Principios de economía" (1890), que de facto substituyó como libro de texto, en la formación de economistas, al tratado "Principles" de J. Stuart Mill.

De manera muy esquemática, los gráficos o diagramas que responden a la ley de la demanda y a la ley de la oferta son los siguientes:

LEY DE LA DEMANDA LEY DE LA OFERTA

Gráfico 1                                                                            Gráfico 2

El gráfico que representa la LEY DE LA DEMANDA nos indica que si tenemos un determinado bien que tiene un precio, un automóvil por ejemplo, y conseguimos fabricar el mismo bien a menor precio, la demanda potencial aumentará, cosa que coincide con el sentido común, ya que habrá un segmento mayor de compradores que podrá acceder a dicho bien.

Dado que el precio del bien se representa en el eje de ordenadas – eje Y –, y la cantidad demandada de dicho se representa en el eje de abscisas – eje X –, la forma que adopta el gráfico es la de una parábola decreciente, por medio de la cual, al bajar el precio – descender en el eje Y –, la cantidad demandada aumenta (la proyección sobre el eje X resulta corrida hacia la derecha).

De forma análoga, el gráfico que representa la LEY DE LA OFERTA nos indica que si tenemos un determinado bien que tiene un precio y elevamos artificialmente dicho precio, entonces aumentará la oferta de dicho bien, es decir nos aparecerá competencia al ver los márgenes que tiene dicho bien, lo cual entra también dentro de lo que dicta el mas estricto sentido común.

Aquí, el precio del bien también se representa en el eje de las Y, pero en el eje de las X se representa en ente caso la cantidad ofertada de dicho bien, con lo cual obtenemos también una parábola, pero en este caso creciente, puesto que al subir por el eje Y – aumentar el precio –, la proyección sobre el eje X debe correr hacia la derecha (aumento de la cantidad ofertada).

Hasta ahí, ningún problema, pero lo que pretendía Hamilton, no era entrar en dichos gráficos por el eje Y, sino hacerlo por el eje X, es decir pretendía al igual que todos los bolsistas, saber el precio en función de la demanda existente en el mercado o saber el precio en función de la oferta existente en el mercado y aquí es donde empiezan los problemas, con los dos gráficos expuestos anteriormente. En efecto:

El gráfico de la LEY DE LA DEMANDA nos dice que si aumenta la demanda, – si avanzamos por el eje X hacia la derecha –, el precio bajará y el gráfico de la LEY DE LA OFERTA nos indica que si aumenta la oferta, – si avanzamos por el eje X hacia la derecha –, el precio subirá, es decir; que si AUMENTA la DEMANDA el precio BAJA, y si aumenta la OFERTA el precio SUBE, y esos dos eventos, naturalmente, ni se los podía creer Hamilton, ni se los cree nadie que trabaje en un mercado, porque la verdad es que si la DEMANDA AUMENTA, el precio SUBE y si AUMENTA la OFERTA el precio BAJA, es decir, exactamente al revés de los que nos indican los gráficos de la ley de la oferta y la ley de la demanda.

Cómo puede ser eso..?  Si entramos en dichos gráficos por el eje de la Y, la cosa funciona y además lo que expresa es de sentido común, pero si en los mismos gráficos entramos por el eje de las X, la cosa no funciona y además atenta contra el sentido común.

La explicación viene dada por la misma génesis de las leyes de la oferta y la demanda. Recordemos que Alfred Marshall las concibe en su primer libro "Elementos de la economía de la industria" y evidentemente, en la industria, lo que fijamos primero es el precio y luego esperamos a que actúe la demanda y la oferta, con lo cual al entrar por el eje de las Y, que es donde se acota el precio, el gráfico funciona y además se impregna de sentido común, pero en los mercados los precios no son fijos, sino que son consecuencia de la fuerza de la oferta y la fuerza de la demanda, lo cual nos obliga a entrar en ellos por el eje de las X, y por tanto, nos damos de bruces con el problema.

Veamos la solución de Hamilton:

1.1.2- DIAGRAMA DE HAMILTON. GÉNESIS.

William Peter Hamilton falleció el 9 de diciembre de 1929, a los sesenta y tres años, en su casa de Pierrepont Street, Brooklin de una pulmonía. Hacía 20 años que era el director del periódico de mayor relieve mundial, entonces y ahora, en finanzas y mercados: The Wall Street Journal.

Hamilton estaba enteramente imbuido en el funcionamiento de los mercados, (de hecho se consideraba que era quien más sabía de mercados en el mundo), y además debía estar al día en ellos, ya que había heredado de Charles Dow, fundador del periódico junto con Edward D. Jones, la responsabilidad de escribir diariamente en la portada del periódico la columna mas importante sobre los mercados titulada "Examen y perspectivas", y así lo hizo durante 27 años.

Dicha columna fue una leyenda en el periódico, ya que Dow la inició el 21 de Abril de 1899 – tres años antes de su muerte ocurrida en 1902 –, y fue la semilla del actual análisis técnico, pero la columna no resistió en portada la muerte de Hamilton y fue enterrada simbólicamente con él, en las páginas interiores del periódico.

Hamilton es además el verdadero hacedor de la Teoría Dow con la que nació el Análisis Técnico, teoría que lleva el nombre del fundador del periódico pero que en realidad es de Hamilton, que la plasmó veinte años después de la muerte de Dow, volcando en ella todas sus experiencias y reflexiones sobre el análisis de los mercados y eso está reconocido por todos los historiadores del análisis bursátil, aunque se guardó sus ulteriores reflexiones, sobre todo las relacionadas a introducir el espíritu científico al estilo de Marshall con las que quería culminar su Teoría, a la que se acusaba precisamente de falta de rigor científico.

Entre la documentación destinada a su columna periodística, parece que encontraron a su muerte los famosos diagramas creados como alternativa a las leyes de la oferta y la demanda de Marshall, junto con un acopio de notas y apostillas sobre sus aplicaciones y funcionamiento, entre las que se rumorea se encontraba una lamentándose que la caída de los mercados, (Jueves negro del 24 de Octubre de 1929 y sobre todo martes negro del 29 de Octubre del 29), le había privado del tiempo y sosiego suficientes para reordenar el método en vistas a su publicación. La publicación jamás se hizo.

Nota.- En España, en 1989 y un mes antes de abrirse el mercado continuo, (que comenzó en abril con cinco valores), el periódico EXPANSIÓN publicó todos los lunes, y durante unas 12 semanas consecutivas, un curso sobre Diagramas de Hamilton.
 

 
EL MÉTODO DEL SÍMBOLO 2

LEO TABER INTERNATIONAL

Copyright 2016-2017 AMB-GS - Todos los derechos reservados