Consultor-Analizame (inicio)   Descarga del Programa        Videos Ayuda y Operativos       Soporte   


Al Método del Símbolo - 2

  EL MÉTODO DEL SÍMBOLO - 3                          

 
1.1.3- LA TÉCNICA DE LOS DIAGRAMAS DE HAMILTON.

Hamilton, para implementar su técnica, partió directamente de los gráficos de cotizaciones en los cuales en el eje de la Y se expresa el precio – la cotización –, y en el eje de las X se expresa el tiempo, es decir, partió de los clásicos gráficos de la evolución de las cotizaciones en el tiempo.

Gráfico 2 bis

Lo primero que se preguntó Hamilton es:  Qué es lo que hace que estos gráficos suban o bajen..?

Y la respuesta fue: FUERZAS ABSTRACTAS, porque representa que consiguen mover el gráfico hacia arriba: FUERZAS ALCISTAS, o hacia abajo: FUERZAS BAJISTAS.

En aquella época estaban convencidos que sin la intervención de fuerzas nada se mueve, ya que la Teoría General de la Relatividad, que nos habla de espacios curvados en vez de fuerzas, apareció en 1915, y a pesar de las comprobaciones astronómicas de la curvatura de la luz efectuadas en 1919, la Teoría General no pudo ser probada en el laboratorio hasta 1960, por medio del efecto Mössbauer, - a Rudolf Ludwig Mössbauer se le otorgó el premio Nobel en 1961-, y por tanto, en los años veinte, se podía afirmar que si un gráfico se mueve es porque actúan sobre él fuerzas, abstractas por supuesto, porque se supone que empujan directamente un gráfico cualquiera al alza o a la baja.

En el caso que ocupaba a Hamilton, gráficos de bolsa,  ¿Cuales eran las fuerzas reales que se escondían detrás de las fuerzas abstractas que mueven dichos gráficos..? Para Hamilton no había duda, las fuerzas eran dos: la FUERZA de la DEMANDA y la FUERZA de la OFERTA, y estableció con ellas las siguientes nueve premisas:

  • (1) Si la demanda aumenta y la oferta permanece constante el cambio sube.
  • (2) Si la demanda aumenta y la oferta se retira el cambio sube más aún.
  • (3) Si la demanda permanece constante y la oferta aumenta el cambio baja.
  • (4) Si la demanda se retira y la oferta aumenta el cambio baja más aún.
  • (5) Si la demanda y la oferta permanecen iguales y constantes el cambio repite.
  • (6) Si la demanda y la oferta aumentan ambas paralelamente el cambio repite.
  • (7) Si la demanda y la oferta se retiran ambas paralelamente el cambio repite.
  • (8) Si la demanda permanece constante y la oferta se retira el cambio sube.
  • (9) Si la demanda se retira y la oferta permanece constante el cambio baja.

En las que se observan 3 alzas, 3 bajas y 3 repeticiones, que presentan diferencias cualitativas importantes. En efecto:

Si se dan las premisas (1) y (8), en ambos casos el cambio sube, pero las subidas no tienen la misma calidad, ya que la subida de la premisa (1) es consistente (sana según Hamilton) y la subida de la premisa (8) es inconsistente (insana según Hamilton).

El porqué de lo anterior, era para Hamilton incluso de sentido común, ya que en una subida del tipo (1), es como una carrera de relevos, los participantes de pasan el testigo (hay intercambio de títulos) y con renovada energía los nuevos tenedores resisten una nueva alza, pero en una subida del tipo (8) solo hay reticencias en vender a ese precio, pero no hay un intercambio efectivo de papel. Es decir: no es lo mismo una subida sólida por entrada de dinero, que una subida virtual por retirada del papel y eso lo saben todos los bolsistas, aunque el efecto de subida sobre el gráfico de cotizaciones sea el mismo a corto plazo.

Paradójicamente la subida mas fuerte, la que se corresponde con la premisa (2), no la consideraba Hamilton sanísima sino especulativa, ya que en ella la demanda aumenta, pero la oferta disminuye y por tanto la duración de la misma será si se quiere decirlo así aprovechable y altamente rentable, pero de poca duración.

En las bajas razonaba igual pero al revés, es decir, no es lo mismo una baja en la que intervenga la premisa (3), que otra en la que intervenga la premisa (9), ni en otra en que intervenga la premisa mas fuerte (4).

En la repeticiones encontró la primera genialidad aplicable en su original modo de razonar, ya que encontró que la premisa (6) no se da nunca en los mercados. Es lógico que así sea ya que lo natural es que cuando la oferta detecta que la demanda aumenta deje de salir en espera de que los precios suban y cuando la demanda detecta que aumenta la oferta deje ella de aumentar en espera que los precios caigan, ya que la oferta quiere que los precios suban y la demanda quiere que los precios bajen.

En cambio la premisa (7), que también implica repeticiones, si que se da en los mercados, en los que a veces la retirada de la oferta y la demanda es tan fuerte que ocurre incluso el caso límite en el que nadie quiere vender ni nadie quiere comprar.

La técnica que empleó Hamilton para plasmar todas las consideraciones anteriores y muchas mas que sobre la misma base podrían establecerse, consistió en el empleo de vectores, uno para expresar la "fuerza de la demanda" y otro para expresar la "fuerza de la oferta", de tal modo, que cuando los dos vectores apuntan ambos hacia arriba indican lo que en el argot bursátil se conoce como "subida libre", y cuando ambos apuntan hacia abajo indican lo que en el argot bursátil se conoce como "caída libre".

       

    Gráfico 4                                                  Gráfico 5    

La explicación de lo anterior es evidente ya que, en el primer caso, cuando el primer vector – el de la izquierda –, apunta hacia arriba, significa que la fuerza de la demanda es máxima, y si al mismo tiempo el segundo vector, – el de la derecha –, apunta también hacia arriba, significa que la fuerza de la oferta es mínima, ya que una oferta mínima es un factor alcista. Así pues y dado que ambos vectores son alcistas, ambos apuntarán hacia arriba, con lo cual indicarán que en ese instante de la vida del gráfico TODOS QUIEREN COMPRAR Y NADIE QUIERE VENDER, lo cual provocará la subida en vertical del gráfico característica de la subida libre.

En el segundo caso, tenemos lo inverso de lo anterior. El primer vector, al apuntar hacia abajo indica que la fuerza de la demanda es mínima y naturalmente ello es un factor bajista, pero el segundo vector, que también apunta hacia abajo, indica que la fuerza de la oferta es máxima y ello es también un factor bajista, lo cual significa que en ese instante de la vida del gráfico, NADIE QUIERE COMPRAR Y TODOS QUIEREN VENDER, lo cual se traducirá en una caída en vertical en el gráfico que tipifica a la caída libre.
 

1.1.3.1.- SISTEMATIZACIÓN DE LAS FUERZAS DE LOS GRÁFICOS. DIAGRAMA DE HAMILTON.

Para SISTEMATIZAR y desplegar todos los giros vectoriales posibles, incluyendo los dos casos extremos anteriores, Hamilton trazó el siguiente diagrama:


Gráfico

El hecho de que la subida libre, los dos vectores apuntando hacia arriba , esté localizado en la esquina superior izquierda del diagrama, no tiene ninguna importancia, está ahí porque Hamilton lo decidió así, y después de haberlo decidido la consecuencia lógica fue situar la caída libre en el punto mas alejado posible, con lo cual dicha caída libre quedó posicionada en la esquina inferior derecha del diagrama.

Una vez establecidas las dos posiciones anteriores, las otras consecuencias lógicas fueron que la parte izquierda del diagrama debería pertenecer a las tendencias alcistas ya que en dicha parte se encuentra la subida libre o punto final de la tendencia alcista, y que la parte derecha del Diagrama debería pertenecer a las tendencias bajistas, ya que en dicha parte se encuentra la caída libre o punto final de la tendencia bajista.

Para desarrollar el esquema de giro de los vectores de la parte izquierda del Diagrama, que como hemos dicho deben responder al comportamiento de la demanda y de la oferta que genere tendencias alcistas, Hamilton se preguntó:

  • Qué es lo que caracteriza a una tendencia alcista y que es lo que caracteriza a una tendencia bajista..?

La respuesta a la primera pregunta fue, como no podía ser de otro modo, "lo que caracteriza a una tendencia alcista es que la oferta es pequeña comparada con la demanda", lo que traducido al lenguaje vectorial significa que el vector de la demanda puede girar, pero el de la oferta permanecerá en todo el tramo alcista apuntando hacia arriba, y la respuesta a la segunda pregunta fue, como tampoco podía ser de otro modo "lo que caracteriza a una tendencia bajista es que la demanda es pequeña comparada con la oferta", lo que traducido otra vez al lenguaje vectorial propio de Hamilton, significa que el vector de la demanda permanecerá en todo el tramo bajista apuntando hacia abajo, mientras que el vector de la oferta podrá girar.

La plasmación de todo lo anterior en el diagrama es:


Gráfico 7

A partir de esa disposición de los vectores de demanda-oferta, el cierre del Diagrama es inmediato, ya que si en la esquina inferior izquierda, el vector de la demanda (el primero) apunta hacia abajo, y en el otro extremo (esquina inferior derecha) apunta también hacia abajo, es que no gira en todo el tramo, pero el vector de la oferta (el segundo), que en la misma esquina izquierda apunta hacia arriba, en el otro extremo (esquina derecha) apunta hacia abajo, luego ese vector gira a lo largo de todo el tramo inferior.


Gráfico 8  

En cuanto al cierre del Diagrama por su parte superior, se observa que en su esquina derecha, el vector de la demanda (el primero) apunta hacia abajo, pero en su otro extremo (esquina superior izquierda) el mismo vector apunta hacia arriba, luego el vector de la demanda gira a lo largo del tramo superior, mientras que el que permanece igual (apuntando hacia arriba en ambos extremos), luego el vector de la oferta se mantiene alcista en todo el tramo superior del Diagrama.


Gráfico 9  

Nos queda para terminar de caracterizar todas las intersecciones con los giros de los vectores demanda-oferta, el punto central del Diagrama. Hamilton lo representó con dos vectores sin orientar, y lo denominó caos, que para el representaba el nombre de la máxima indefinición, es decir, "del caos o punto central nace el orden cuando nos dirigimos a la periferia del Diagrama", luego cuando desde cualquier punto de la periferia avancemos hacia la parte central del Diagrama, comenzará a aumentar la indefinición, ergo la dificultad de predicción.
 

 
EL MÉTODO DEL SÍMBOLO 3

LEO TABER INTERNATIONAL

Copyright 2016-2017 AMB-GS - Todos los derechos reservados